El Dr. García de Sola al DM: La neuroestimulación en Parkinson consigue reducir los efectos adversos

Rafael García de Sola, jefe del Servicio de Neurocirugía del Hospital de La Princesa, de Madrid, ha explicado a Diario Médico que la ventaja de la neuroestimulación actual es que ahora se reducen los efectos adversos. «Se estimula y, si no resulta, se retira, pero el cerebro no se daña, por lo que tampoco se lesiona nada».

El Parkinson es una enfermedad crónica y progresiva, por lo que a largo plazo hay que elevar las dosis de los fármacos empleados. La neuroestimulación es de utilidad en estos pacientes, en los que se consigue reducir los efectos adversos sin producir daño en el cerebro. De esta forma, se mejora considerablemente la calidad de vida de los pacientes.

La cirugía del Parkinson ha ido evolucionando en los últimos años, lo que ha propiciado mejorar los resultados. El manejo de estos pacientes es multidisciplinar, y en él interviene el neurólogo, el neurocirujano y el neurofisiólogo.

Uno de los avances han venido de la mano de la fusión de las imágenes ofrecidas por la resonancia magnética y por la TC. En función de éstas, se hacen los cálculos con el neuronavegador. «La RM y la TC hacen que tengamos una certeza mayor, puesto que la referencia anatómica es más exacta».

García de Sola continúa explicando que «nosotros no vemos nada desde fuera; por eso, contamos con referencias indirectas. Una buena resonancia puede llegar a ver ese núcleo, pero tiene distorsión, por lo que hay que actuar con precaución».

Estado de vigilia
La intervención se lleva a cabo con el paciente despierto para que pueda responder a estímulos. Con una guía estereotáctica especial, que es como un GPS, se introduce un microelectrodo, que puede recoger la actividad eléctrica de las neuronas que están en el núcleo. Hay que recordar que la guía estereotáctica tiene un error menor de un milímetro. «Se ve cómo funcionan y se estimula al enfermo. Si hay actividad, se va viendo y vamos buscando el grupo de neuronas responsables de los temblores. Hay que localizar las específicas en las distintas zonas y las que tienen una respuesta neurofisiológica concreta. A veces, se pueden llegar a encontrar las neuronas tremorogénicas».

Ver noticia completa publicada por Diario Médico

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable El titular del sitio.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios .
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.