Diagnóstico de los tumores cerebrales

Pide cita online hospital del rosario - consulta online de neurocirugía del doctor rafael garcía de sola

Rafael García de Sola: “El reto de los tumores cerebrales es el diagnóstico y la intervención quirúrgica precoz

Consulta online doctor garcia de sola neurocirugía, “El reto de los tumores cerebrales es el diagnóstico y la intervención quirúrgica precoz

Rafael García de Sola es catedrático de Neurocirugía y director de la Cátedra Innovación en Neurocirugía de la Universidad Autónoma de Madrid.


Transcribimos la entrevista con el Doctor García de Sola, aparecida en la Revista Salup el pasado 26 de marzo.
En ella el Doctor García de Sola, confiesa ser muy exigente intentando resolver los problemas de sus pacientes, a los que atiende como jefe del servicio de Neurocirugía del Hospital Nuestra Señora del Rosario, de Madrid. También, habla de la importancia de las nuevas tecnologías en el tratamiento de tumores cerebrales y de la necesidad de un diagnóstico precoz, con el fin de lograr los mejores resultados en la intervención quirúrgica.

La Neurocirugía está siendo clave en los tumores cerebrales. ¿Tienen las nuevas tecnologías algo que ver?

Sí. Algunas de las tecnologías que están surgiendo han conseguido que los neurocirujanos seamos un poco mejores. La mayoría de estas tecnologías están diseñadas por cirujanos de alto nivel en colaboración con ingenieros, logrando traspasar los límites y obtener niveles formidables. El reto está en evaluar e introducir esas tecnologías en el quirófano. No es un proceso fácil.

Por ejemplo, desde hace unos 10 años, se ha venido desarrollando y mejorando la endoscopia, un tubo con una luz y una cámara que se introduce a través de los orificios nasales, para llegar a la cavidad intracraneal. De esta forma, el neurocirujano trabaja con toda la precisión que le proporciona la imagen en la pantalla. Es muy útil para cirugías de la base del cráneo, pero complejo. No deja de ser un reto, por lo que se necesita enseñar a los médicos residentes con preparaciones especiales en cadáveres, haciendo cirugías simuladas antes de entrar en el quirófano real.

¿Han aumentado los casos de tumores cerebrales en los últimos años?

Yo creo que no. Lo que ocurre es que, hoy en día, se están diagnosticando tumores cerebrales de una forma muy ágil y rápida, gracias a la Resonancia Magnética. El reto real de los tumores cerebrales es el diagnóstico y la intervención quirúrgica precoz. Hace años, algunos pacientes no llegaban ni a ser diagnosticados.

¿Se conocen mejor los tumores cerebrales? ¿Qué tipologías existen?

Los tumores pueden clasificarse en benignos y malignos. Los primeros, por su localización compleja y pese a ese carácter de benignidad, necesitan ser eliminados para evitar complicaciones. En cuanto lo resecas y lo extirpas, está curado el paciente.

En el caso de los tumores malignos -por su carácter agresivo- pueden llevarnos a una aparente guerra perdida, pero podemos ayudar a que esa persona tenga más cantidad y calidad de vida.

Aquí la tecnología es fundamental, así como el estudio multidisciplinar del paciente. Antes de que el paciente sea intervenido, se estudia el tumor con radiología diagnóstica: Resonancia, TAC… y se coordina previamente la acción en sesiones clínicas. Nuestro objetivo es conocer la anatomía, el abordaje quirúrgico y conocer cuáles son las funciones del cerebro afectadas. Pretendemos respetar al máximo la función para lograr que el paciente tenga cantidad y calidad de vida.

¿La Medicina ha sido vocacional para usted?

Sí. La Medicina me atrajo al principio y terminó convirtiéndose en una “atracción fatal”, porque me llena profesionalmente. Cuanto más conocimiento tienes, más te gusta. El resultado final es una plenitud profesional en el que siempre tienes la sensación de que es necesario abrir más caminos. Es un precipicio y un reto constante.

¿Por qué esta especialidad?

Siempre he tenido claro la especialidad que quería hacer. También me influyó mi padre, que fue cirujano general. Me gustaba la cirugía y los retos que traía consigo, ya que se trata de una especialidad tremendamente compleja. De hecho, en mi caso, para acabar “dominándola” he tardado 15 o 20 años. También existe una gran complejidad a nivel instrumental y tecnológico: manejas microscopios, navegadores, aspiradores ultrasónicos, robots, endoscopio, exoscopio, neurofisiología intraoperatoria… Se trata de tecnologías que ha desarrollado la Neurocirugía y luego han adoptado otras especialidades.

¿Qué momentos son más difíciles en su profesión?

Hay momentos realmente difíciles, especialmente cuando te tienes que enfrentar a casos complejos, donde las decisiones que tomas llegan a quitarte el sueño. Pensando en la mejor manera de hacerlo y cómo estudiar los detalles.

¿Cuáles son los momentos más gratificantes?

Es muy gratificante conseguir solucionarle los problemas al paciente y salvar una vida. Necesitas ser muy exigente con uno mismo, estar al tanto de lo que ocurre, mejorar continuamente y hacer todo lo posible porque las cosas salgan bien. Si el problema no se le soluciona al paciente, la responsabilidad es del capitán del barco, que es el cirujano.

Forma parte de la Red Sanitaria de Salup. ¿Qué le parece esta iniciativa impulsada por el Grupo PSN?

El proyecto deja ver que, quienes están implantando el modelo, están poniendo mucha ilusión. Además, la concepción de Salup es moderna y más abierta. También me gusta su filosofía de conseguir que, tanto pacientes como profesionales, estén contentos.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable El titular del sitio.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios .
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.