Código 13: Actuación de emergencia en caso de ictus cerebral


A continuación nos hacemos eco de un interesante reportaje aparecido en RTVE, en su programa “Informe Semanal”, el pasado 22 de Junio y que describía con detalle los efectos en los pacientes que habían sufrido ictus cerebral y como estaban organizados los servicios sanitarios de emergencias, en las diferentes comunidades autónomas. En concreto en el programa relató la participación de los servicios de Neurología, Neurorradiología, Anestesia y Neurocirugía del Hospital de la Princesa en coordinación con los servicios de emergencia 112 de la C.A.M..
En la actualidad en España hay más de 80.000 año casos de ictus cerebrales. Los principales efectos producidos en los pacientes son paralizaciones de partes del cuerpo, imposibilidad de hablar, etc…

El tiempo es vida: El tiempo de respuesta del servicio de emergencias es crítico para mejorar los resultados de recuperación del paciente que ha sufrido un ictus cerebral

En la jerga de este servivio una llamada al 112 activaría un código 13, es decir un caso de ictus cerebral y arrancaría una rápida y excelente coordinación entre las urgencias extrahospitalarias con los hospitales de referencia, en el caso de Madrid, Hospital de la Princesa, La Paz y Ramón y Cajal.
El equipo del del Hospital de la Princesa que espera al paciente en Urgencias, está compuesto por neurólogos, anestesistas, neurocirujanos y neuroradiólogos.

Dr. José Vivancos. Jefe de Servicio de Neurología del Hospital de la Princesa

José Vivancos Jefe de Servicio de Neurología del Hospital de la Princesa: “El tiempo es fundamental en la atención a los que sufren un ictus, por cada minuto de retraso se estiman que se pierden dos millones de neuronas.”

Ictus, termino que viene del latín, significa golpe fuerte, inesperado; existen dos tipos el isquémico y el hemorrágico, este último producido por la rotura de un vaso que provoca una hemorragia, mientras que en el isquémico, el más frecuente, es un coágulo que obstruye el riego sanguíneo y como consecuencia, se produce la paralización de una parte del cuerpo.

Tras su llegada a Urgencias y tras la confirmación del caso mediante técnicas de resonancia magnética, los pacientes ingresan en la unidad de ictus agudos.
Lo primero que se intenta es diluir el coágulo mediante un inyección, lo que se denomina trombolisis. Para aplicarlo es necesario que no hayan pasado más de cuatro horas y media desde el infarto. La estadística dice que solo a uno de cada cinco pacientes se le puede aplicar este método, los otros casos o llegan a tarde, o no son candidatos por otros problemas o simplemente se les ha aplicado y no responden al tratamiento…
Para estos casos, lo siguiente es realizar una intervención para intentar eliminar el coágulo mediante la introducción vía femoral de un catéter con un dispositivo extractor de trombos que guiado por técnicas de imagen médica, alcanza físicamente el coágulo y lo extrae. En el vídeo se aprecia con todo detalle está técnica de extracción de trombos.

Extracción del coágulo mediante el cateter-stent introducido por la femoral

Catéter con un dispositivo extractor de trombos.

.

Coágulo recién extraido

Los trombos suelen tener un diametro de 1 mm por 2 a 3 mm de largo

El Hospital de la Princesa fue uno de los primeros hospitales en realizarla.

Dr. José Luis Caniego. Jefe de Servicio de Neurorradiología del Hospital de la Princesa

Jose Luis Caniego, Jefe del Servicio de Neurorradiología del Hospital de la Princesa.

Según el Grupo Español de Neurorradiología intervencionista, hay unos 50.000 ictos isquémicos al año
No obstante no siempre es posible aplicar estas técnicas, debido principalmente a un excesivo tiempo (más de ocho horas) pasado desde que se tuvo el ictus hasta que se puede realizar la intervención
El trabajo en la Comunidad Autónoma de Madrid es fruto del protocolo de colaboración entre el Hospital de la Princesa, La Paz y el Ramón y Cajal y funciona desde del año 2012.

Desde la puesta en marcha de protocolo ictus más del 50% de los pacientes que sufrieron un ictus cerebral viven en la actualizadad, con total normalidad.

Tensión alta, colesterol, sobrepeso y diabetes son los principales factores de riesgo para sufrir la enfermedad.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.