Cambios en la perfusión cerebral inducidos por etomidato en pacientes con epilepsia del lóbulo temporal


Volver a Investigación

Volver a Cirugía de la Epilepsia: Estudios Preoperatorios


INTRODUCCIÓN

Uno de los trastornos neurológicos que aparecen con mayor frecuencia en seres humanos es la epilepsia, que afecta aproximádamente al 1-2% de la población mundial [1]. Los pacientes que sufren este trastorno presentan crisis espontáneas y recurrentes, que pueden cursar con síntomas motores, sensoriales, cognitivos, psíquicos e incluso autónomos [2,3]. Se estima que entre el 20-25% de los pacientes diagnosticados de epilepsia presentan resistencia al tratamiento farmacológico [4], y la epilepsia del lóbulo temporal es la más habitual. Estos pacientes son evaluados pre-quirúrgicamente con técnicas como videoe- lectroencefalograma (video-EEG), resonancia magnética o tomografía computarizada por emisión de fotón único (SPECT), y a tenor de los resultados de dichas pruebas se decide la idoneidad del paciente para el tratamiento quirúrgico [5-7].

La SPECT puede utilizarse en la fase ictal o interictal. Los estudios realizados durante la fase ictal se consideran útiles a la hora de identificar la zona epileptógena, mientras que la SPECT

interictal es una prueba prequirúrgica que no se realiza de for- ma sistemática [8]. Se trata de una técnica que permite la deter- minación del flujo sanguíneo cerebral (FSC) [9], que se mani- fiesta en la zona epileptógena como una hipoperfusión en la SPECT interictal o bien como hiperperfusión en la SPECT ic- tal. En la SPECT se utilizan radiotrazadores, que se adminis- tran por vía intravenosa después de un episodio de crisis [10], y que rápidamente entran en el cerebro, obteniendo una máxima eficacia a los 30-60 segundos desde la administración intrave- nosa [11].

En algunas ocasiones se utilizan fármacos para facilitar la identificación de la zona epileptógena, como pueden ser clonidina, metohexital, sevofluorano o etomidato [8]. Un fármaco útil para este tipo de estudios debería tolerarse bien por los pa- cientes y tener pocos o ningún efecto secundario. Asimismo, también debería ser capaz de aumentar de modo selectivo la actividad en la zona epileptógena [12]

El etomidato [R-(+)-etil-1-(-1-feniletil)-1-H-imidazol-5-carboxilato] es un agente anestésico intravenoso que produce hipnosis sin efectos analgésicos. Es un derivado de imidazol con una vida media corta [13]. Se usa, aunque raramente, durante los estudios de video-EEG como un inductor farmacológico que aumenta las probabilidades de crisis [8,14], y ayuda a la localización del foco epileptógeno. Presenta su efecto máximo tras un minuto de la aplicación y con una duración de 5 minutos aproxi- madamente [12]. Se considera que la acción anestésica del etomidato es mediada a través de los receptores de ácido γ-aminobutírico del tipo A (GABAA) [15], potenciando las corrientes de cloro inducidas por GABA, lo que provoca una disminución de la excitabilidad neuronal [16,17]. Un aspecto importante del eto- midato es su seguridad, ya que posee una dosis letal 30 veces mayor que la dosis efectiva.

Ver documento completo

[pdf https://40hyr61hhuuafhj13dcoma8k8-wpengine.netdna-ssl.com/wp-content/uploads/Investigacion/cirugia-epilepsia/preoperatorios/Cambios-en-la-perfusion-cerebral.pdf  900 1200]