Meningiomas, señales de alarma


MENINGIOMAS

Los meningiomas son los tumores benignos más frecuentes del sistema nervioso central. Se generan a partir de las leptomeninges y se adhieren a la duramadre, la meninge más externa. Pueden localizarse prácticamente en cualquier punto de estas membranas, que recubren el cerebro. Son más frecuentes en mujeres que en varones. Los síntomas dependen de su ubicación y, a pesar de ser benignos y de malignizarse raramente, es necesario extirparlos para evitar que presionen estructuras importantes.

Las causas que los desencadenan se desconocen. Sin embargo, se puede admitir en algunos casos un condicionamiento genético o una influencia hormonal

Como decíamos, el meningioma puede desarrollarse en cualquier punto de las cubiertas meníngeas del cerebro y los síntomas que nos pueden llevar a identificarlos van a depender de esa localización. Pero, por lo general, los más comunes serían:

  1. Cefalea progresiva
  2. Alteraciones neurológicas
  3. Crisis epilépticas

Al tratarse de un tumor que puede llegar a envolver y presionar estructuras nerviosas importantes, el tratamiento consiste en extirparlo, así como la duramadre donde se asienta, para evitar que puedan reproducirse. Esta es hoy una cirugía altamente segura gracias al desarrollo de una tecnología muy sofisticada: Neuroimagen (Resonancia Magnética y TAC fundamentalmente), con capacidad de aportar estudios en 3D, que facilitan el conocimiento y la planificación preoperatoria. Neuronavegador, que nos aporta una precisión con la que antes no contábamos y nos permite acceder a localizaciones complejas. Neurofisiología Intraoperatoria, gracias a la cual controlamos la función del tejido nervioso adyacente o adherido al tumor). Aspirador Ultrasónico, Coagulación Bipolar, Microscopio quirúrgico, etc. Que han hecho posible la extirpación de estos tumores en determinadas localizaciones que antes se consideraban inoperables (Fig. 1).

En determinados casos, como los meningiomas alojados en la base del cráneo (en el seno cavernoso) se puede completar la extirpación con radiocirugía –una variedad de radioterapia- para eliminar los restos o la base de implantación, ya que su extirpación puede conllevar serios déficits neurológicos (Fig. 2).

Imagen 1.- Imágenes preoperatorias de paciente con meningioma en la base de cráneo

Imagen 1.- Imágenes preoperatorias de paciente con meningioma en la base de cráneo

Imagen 2a.- Imagen preoperatoria del tumor.

Imagen 2a.- Imagen preoperatoria del tumor.


Imagen postoperatoria tras extirpación quirúrgica de la mayor parte del tumor. Queda una pequeña porción que ha sido tratada con radiocirugía

Imagen postoperatoria tras extirpación quirúrgica de la mayor parte del tumor. Queda una pequeña porción que ha sido tratada con radiocirugía

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *