La enfermedad de los escaparates: síntomas y tratamiento


La enfermedad de los escaparates: síntomas y tratamiento

def-estenosis-5

Cuando una persona mayor no puede andar más de 150 metros seguidos sin sentir dolor en alguna de las piernas, posiblemente padezca enfermedad de los escaparates, un trastorno bautizado así porque los afectados tienen que detenerse cada cierto tiempo, como si estuvieran mirando las vitrinas de las tiendas, hasta que cesa el dolor y pueden reanudar la marcha. Hay pacientes que empiezan sin poder caminar más de un kilómetro de manera continua y cuando acuden al médico ya no pueden andar más de 50 metros seguidos.

Esta enfermedad tiene dos posibles orígenes:

  • Vascular: llamado científicamente isquemia periférica o claudicación interminente. Consiste en una obstrucción o un estrechamiento de las arterias en las piernas, principalmente por la presencia de arteriosclerosis. Con una incidencia del 10 % de la población mayor de 60 años, ese colapso sanguíneo progresivo provoca dolor en las pantorrillas al caminar porque es un momento en el que los músculos necesitan más sangre que lleve oxígeno, pero ésta llega de manera deficitaria.
  • En la columna, conocido como claudicación neurógena, se produce por una estenosis –estrechamiento– en el canal medular de la columna, concretamente por donde pasa los nervios que llegan hasta las piernas. Al verse comprimidos, ocurre lo mismo que en el primer caso, las arterias que irrigan esos nervios no tienen sangre, de forma que los nervios no pueden trabajar, lo que se expresa en dolor y pérdida de fuerza. Estos casos se dan en mayores de 70 años, cuando los huesos empiezan a estar más deformados y pueden invadir el canal veretebral.

Los neurocirujanos tratamos la estenosis espinal.

Causas de la enfermedad del escaparate

El canal de la médula espinal puede estrecharse por:

  • Artrosis: degeneración de las articulaciones. En este caso de las articulaciones entre las vértebras
  • Escoliosis: curvatura excesiva de la columna vertebral
  • Espondilolistesis: una vértebra se desliza hacia delante sobre la vértebra que tiene debajo
  • Hernia discal: cuando el disco intervertebral se sale y comprime la raíz del nervio
    Por la existencia de un canal estrecho congénito.

Síntomas y pruebas de imágenes, claves para el diagnóstico

Inicialmente, este estrechamiento no genera sintomatología si no afecta o comprime los nervios. Pero cuando éstos se ven alterados, avanzan progresivamente los síntomas de la enfermedad de los escaparates:

  • Pérdida de fuerza en las piernas
  • Incapacidad de recorrer muchos metros seguidos (claudicación neurógena)
  • Dolor. Generalmente por detrás del muslo pantorrillas

Ante la presencia de dolor, el paciente se detiene y se sienta, una postura que permite que las láminas entre las vértebras se separen, ampliándose en canal vertebral. De esta forma, se descomprimen los nervios y el dolor desaparece. La persona puede volver a caminar. Pero unos pocos metros, hasta que el dolor reaparece.

¿Cómo se diagnostica la claudicación neurógena?

En el diagnóstico intervienen las dos especialidades que tratan sus dos causas: la cirugía vascular y la neurocirugía. Cuando los primeros ven que no es un problema vascular, lo derivan a los neurocirujanos, y viceversa. En el caso de la claudicación neurógena, el proceso para diagnosticarla incluye:

  • Reconocimiento médico con evaluación de los síntomas y examen físico e historial del paciente
  • Rayos X o TAC: para identificar la presencia de un estrechamiento en el canal de la médula. Ver presencia de escoliosis, espondilolistesis, inestabilidad vertebral.
  • Resonancia Magnética: con el fin de detectar la estenosis pero también determinar si existe afectación de las raíces nerviosas
  • Pruebas neurofisiológicas: con el objetivo de concretar el efecto de la compresión nerviosa, es decir, evaluar los problemas en cuanto a la fuerza y la sensibilidad y seguir su evolución en el tiempo

Como tratamiento inicial o antes de que se produzca afectación de los nervios, se suele optar por fármacos antiinflamatorios y antiálgicos, así como infiltraciones de corticoides, ejercicio o fisioterapia. Pero, tarde o temprano, un alto porcentaje de pacientes requerirán cirugía, ya que se trata de un proceso mecánico progresivo

Antes el tratamiento quirúrgico era muy agresivo, pero las técnicas quirúrgicas y el desarrollo tecnológico han avanzado extraordinariamente en estos 10 últimos años y sigue evolucionando y mejorando muy rápidamente. De manera que las técnicas quirúrgicas se han hecho mínimamente agresivas e incluso mínimamente invasivas, con una mortalidad prácticamente nula y una gran eficacia para aliviar el dolor, superior a los tratamientos no quirúrgicos, según numerosas investigaciones.

Las técnicas quirúrgicas más recomendables son:

  • Técnicas mínimamente agresivas. Se consigue exponer las vértebras y retirar el hueso que comprime las raíces nerviosas, con tecnología y técnica sofisticadas (bisturí eléctrico, coagulación bipolar, motores de alta revolución y fresas de diamante, mesa quirúrgica radiotransparente de Jackson, TAC intraoperatorio y Neuronavegación, Neurofisiología Intraoperatoria). De manera que es absolutamente excepcional que el paciente precise transfusión. Incluso se permite la deambulación precoz a las 24-48 de la intervención, sin precisar corsé.
  • Técnicas mínimamente invasivas. Básicamente similares a las anteriores, con la gran diferencia de que no se exponen los músculos y la columna. Se llega al lugar donde se desea descomprimir a través de un tubo-canal de trabajo, que atraviesa la piel y los músculos, separándolos progresivamente mediante unos dilatadores especiales. Y los tornillos se introducen igualmente a través de pequeños canales de trabajo. Con una lesión muscular mínima y apertura igualmente mínima y precisa de la zona ósea que comprime las estructuras nerviosas.

Ejemplo de paciente intervenido por Estenosis Lumbar, debido a una Espondilistesis, con técnicas mínimamente invasivas.

Fig. 1a.- Estudio preoperatorio. Hay una listesis entre 4ª y 5ª vértebras lumbares.

Fig. 1a.- Estudio preoperatorio. Hay una listesis entre 4ª y 5ª vértebras lumbares.


Fig. 1b.- Estudio preoperatorio. Hay una listesis entre 4ª y 5ª vértebras lumbares.

Fig. 1b.- Estudio preoperatorio. Hay una listesis entre 4ª y 5ª vértebras lumbares.

Fig. 2.- Imágenes intra-pre operatorias. Arriba a la derecha, en el corte axial, se ve la estenosis del canal, comparando con la imagen de abajo a otro nivel vertebral

Fig. 2.- Imágenes intra-pre operatorias. Arriba a la derecha, en el corte axial, se ve la estenosis del canal, comparando con la imagen de abajo a otro nivel vertebral

Fig. 3.- En el Neuronavegador podemos controlar, en 3D, cómo va avanzando el tornillo dentro de la vértebra.

Fig. 3.- En el Neuronavegador podemos controlar, en 3D, cómo va avanzando el tornillo dentro de la vértebra.

Fig. 4.- Control postoperatorio. Diferentes visiones de cómo quedan colocados los tornillos

Fig. 4.- Control postoperatorio. Diferentes visiones de cómo quedan colocados los tornillos

 Fig. 5.- Postoperatorio. A la izquierda la imagen antes de operarse el paciente. A la derecha, cómo queda el canal vertebral descomprimido


Fig. 5.- Postoperatorio. A la izquierda la imagen antes de operarse el paciente. A la derecha, cómo queda el canal vertebral descomprimido

1 Comentario

  1. Hace un año q me pasó q me tenía q parar ahora me an mandando para tomar lírica y tengo dolores y pinchazo y en espera de q m llame el especialista hace 4 años me icieron resonancia cambio degenerativos L4-L5-yL5-S1_L2_L4latral derecha L4-L5 hernia para mediados foraminal izda

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable El titular del sitio.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios .
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.