Estudios Preparatorios en la Cirugía de la Epilepsia


Descargar publicación

Volver a Investigación

Volver a Cirugía de la Epilepsia: Tratamiento Quirúrgico

Ir a Cirugía de la Epilepsia: Estudios Anatomopatológicos

Ir a Cirugía de la Epilepsia: Estudios Neuropsicologicos

Ir a Cirugía de la Epilepsia: Estudios Neuroradiológicos

Ir a Cirugía de la Epilepsia: Estudios Neurofisiológicos


Introducción:
La cirugía de la epilepsia es una opción terapéutica válida para numerosos pacientes con epilepsia farmacorresistente, en especial para aquellos aquejados de epilepsia del lóbulo temporal (ELT). De hecho, existen estudios que muestran la superioridad del tratamiento quirúrgico sobre el farmacológico en determinado tipo de pacientes. En la actualidad, el grado de éxito terapéutico del tratamiento quirúrgico está entre el 60-90%, considerando como éxito la permanencia de los pacientes en los grados I o II de la escala de Engel. Esto supone, en el peor de los casos, la presencia de crisis ocasionales.
Existen, sin embargo, numerosos debates en torno a la cirugía de la epilepsia. Entre ellos podemos encontrar desde el tipo de paciente al que se debe intervenir hasta el manejo de la medicación o la contribución de las diferentes pruebas preoperatorias. En la mayoría de las unidades de cirugía de la epilepsia son habituales los estudios neurofisiológicos como el electroencefalograma (EEG) y el videoelectroencefalograma (vEEG), junto con prue- bas de imagen como la resonancia magnética (RM), la tomografía por emisión de positrones (PET) o la tomografía computarizada por emisión de fotón único (SPECT). Estas pruebas admiten diversas variantes. Además, existen otras pruebas como la magnetoencefalografía o aquéllas que no pretenden identificar la región epileptógena, sino estudiar la región lesiva, como pueden ser la exploración neurológica, psiquiátrica o neuropsicológica.
La inmensa mayoría de los autores se muestra de acuerdo en afirmar que el mejor pronóstico para los pacientes a los que se va a intervenir tiene lugar cuando todas o la mayoría de las pruebas preoperatorias coinciden. Posiblemente ningún autor discrepe de esta afirmación. El problema, sin embargo, comienza cuando los pacientes evaluados presentan pruebas discordantes o carecen de estudios de neuroimagen con capacidad localizadora. Recientemente, se ha publicado un estudio en que, a pesar de indicar el tratamiento quirúrgico en casos seleccionados en los que no había ninguna información en pruebas de neuroimagen, lo cierto es que los resultados funcionales postoperatorios eran claramente peores que los obtenidos en pacientes con lesión en la RM. Sin embargo, nuestros propios resultados apoyan decididamente la posibilidad de intervenir a pacientes sin alteraciones significativas en las pruebas de imagen o con resultados de diferentes pruebas claramente discordantes.

Ver publicación completa…
[pdf https://40hyr61hhuuafhj13dcoma8k8-wpengine.netdna-ssl.com/wp-content/uploads/Investigacion/cirugia-epilepsia/quirurgico/estudios-preoperatorios-cirugia-epilepsia-temporal.pdf  900 1200]