¿Cómo evitar el dolor de espalda con la vuelta a la rutina?: 10 errores frecuentes


¿Cómo evitar el dolor de espalda con la vuelta a la rutina?: 10 errores frecuentes

hotel-porta-maris-1

Cargar con maletas, forzarse para sacar el máximo jugo a los últimos días de vacaciones, mantener posturas inadecuadas para una buena higiene postural, el uso de calzado inapropiado… son algunos de los errores frecuentes que cometemos sin pensar en sus consecuencias a corto y largo plazo.
Según el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel de EEUU, “cualquier persona puede sufrir dolor de espalda, desde leve y constante, hasta punzadas agudas repentinas que dificultan el movimiento. También, esta insidiosa molestia puede aparecer de repente por una caída o al levantar un peso excesivo”.

Más de 10 millones de personas dentro de nuestras fronteras lo sufren y es ya una de las principales causas de baja laboral y absentismo. Datos recientes de la Sociedad Española de Reumatología indican que, por ejemplo, el 80% de la población española sufrirá dolor lumbar en algún momento de su vida. Sabemos que el envejecimiento, tener un mala condición física o el sedentarismo, el aumento de peso, ciertos tipos de trabajo (malas posturas delante del ordenador, levantar y empujar objetos pesados) o los factores hereditarios, pueden estar detrás del dolor de espalda.

El dolor de espalda puede tener muchas causas, algunas de ellas patológicas que pueden inducirlo o problemas relacionados con la mecánica de la espalda, por ejemplo:

    Discos lesionados
    Espasmo
    Tensión muscular
    Hernia discal

En vacaciones, suelen producirse lesiones por el cambio repentino en las rutinas. Por ejemplo, cuando decidimos hacer en estas semanas todo el ejercicio que no hemos hecho durante el año. Es entonces cuando nos encontramos con el dolor de espalda producido por esguinces, fracturas, accidentes y caídas pueden dar lugar también a esta dolencia, y con la vuelta a la rutina nos pasa factura.

Otras condiciones que están en su origen son: Escoliosis, espondilolistesis, artritis, estenosis lumbar, embarazo, piedras en los riñones, infecciones, endometriosis y fibromialgia. En los casos más graves, los tumores también están detrás de algunos casos de dolor de espalda,

Errores a evitar en el día a día para prevenir el dolor de espalda:

– No cargar con exceso de peso. En el momento de hacer las maletas o cargar con todos los ‘enseres’ que creemos necesarios para disfrutar de las vacaciones (tablas de surf, bicicletas, sillas y sombrilla de playa… entre otros muchos) nos olvidamos de que la espalda puede resentirse. Utiliza el sentido común. No sobrecargues las maletas de tal forma que al subirlas al maletero del coche, desplazarlas o subirlas por las escaleras hasta el apartamento de vacaciones puedan ocasionarte un problema de espalda. Y no quieras descargarlo todo a la vez en el regreso a casa

– Usar el calzado adecuado. Es de sobre conocido que el uso de tacones excesivos tan ‘apetecibles’ en verano, las sandalias, tras dejar en el armario los zapatos cerrados del invierno pueden jugarnos una mala pasada. Sucede lo mismo con las ‘chanclas’ tan planas y que solemos utilizar en exceso en esta época del año en detrimento de la salud de nuestros pies (pueden ser causa frecuente de fascitis plantar) y, también, de molestias en nuestra espalda al ser absolutamente planas y sin adecuada sujeción del pie

-Al volante, bien sentado. Los desplazamientos de larga duración al volante, sin la postura adecuada y sin los descansos cada dos horas, son un enemigo de tu espalda y un factor de riesgo de accidentes de tráfico. Recuerda no forzarte, y mantener la espalda en buena posición para evitar sobrecargar la columna. Realiza, al parar cada dos horas, algún estiramiento de piernas, cuello y zona lumbar

-Tumbarse en la arena en la postura adecuada. Al tumbarnos en la playa adoptamos multitud de posturasE ella hace las veces de colchón, pero es importante antes adaptar la arena a nuestra forma del cuerpo para evitar que sea, precisamente, al revés y se adopten posturas forzadas. Es mejor situarse boca arriba que boca abajo si decidimos tumbarnos sobre la arena.

-Al caminar por la playa. Se deben evitar los desniveles muy pronunciados para evitar desequilibrios en la pelvis que pueden producir dolor lumbar.

– Cuidado con la práctica abusiva de ejercicio. El verano propicia el impulso de ponerse en forma y de trabajar nuestro cuerpo. No te lances a practicar deportes en exceso si te falta entrenamiento previo, correr, jugar a las palas, senderismo, surf, natación, volley playa… es mejor ir poco. Andar o nadar con moderación son dos grandes aliados de la espalda en verano. El primer ejercicio fortalece los músculos de las piernas y, también, beneficia a la espalda. En cuanto al segundo, ayuda a fortalecer los músculos de la espalda y evitar dolores de la columna vertebral. Pero además, cuando volvemos nos hacemos el propósito de ¡por fin! hacer deporte. Pongámosle cabeza, asesórate antes de iniciar una práctica deportiva y asegúrate que es la adecuada para tu estado físico y tu edad.

-A cuestas con el ordenador. Algunos, por nuestro trabajo, no podemos desconectar completamente y hemos cargado con dispositivos, como el portátil. Es importante recordar que de vacaciones, más que nunca, se deben respetar las mismas medidas de higiene postural que en la oficina para no resentir la espalda. Y, si no hemos tenido el adecuado descanso durante estos días, ser muy disciplinados con la postura cuando nos incorporemos al trabajo.

-Mantén una adecuada postura a la hora de dormir. Recuerda la buena higiene postural a la hora de acostarte y si lo ves necesario desplázate con la almohada que te está dando buenos resultados.
-Consulta con un especialista. Lo más importante siempre ante una molestia o dolor persistente, excepcional o que impida seguir con la vida cotidiana es consultar con el especialista que pondrá a tu disposición todas la más alta tecnología para su correcto diagnóstico y los últimos tratamientos para el dolor

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.