Entrevista al Dr. García de Sola en Diario Médico


Dr. garcía de Sola al piano

Reproducimos la entrevista que el Diario Médico realizó al Dr. García de Sola, el pasado lunes 24 de Junio, en la que comenta su afición por la música y en concreto a la interpretación pianística.
Hace un paralelismo entre los patrones técnicos de ambas dedicaciones, la profesional como neurocirujano y su afición al piano.

A Rafael García de Sola se le acumula el trabajo en los últimos tiempos. A su día a día neurocirujano y a su afición por el piano, se le une ahora su actividad en la Junta de Centro de La Princesa (Madrid), que busca un futuro para su hospital diferente al que la Consejería de Sanidad planeaba.

PREGUNTA. ¿De dónde le viene su afición por el piano?
RESPUESTA. Por un grupo de amigos interesados por la música. Incluso creamos una asociación sin ánimo de lucro (A+Música) que ayudara a músicos españoles promoviendo la música clásica. Ya hemos organizado por tercer año un concierto en el Auditorio Nacional.

P. ¿Con qué resultados?
R. Hay excelentísimos profesionales jóvenes y desconocidos. Buscamos ayudarles mediante el mecenazgo. Por ejemplo, Andrés Salado fue un exitazo en el auditorio.Es director de una orquesta -Opus 23- con una media de edad de 30 años.

P. ¿Cuándo le surgió el gusanillo pianista?
R. Es una vocación tardía. La música siempre me ha gustado, es un arte, algo puro, pero no tenía tiempo. Empecé hace seis años, y por eso será imposible que logre saber interpretar las piezas de piano.

P. ¿De verdad?
R. Bueno… me refiero a que me quedaré en aficionado ilusionado.

P. ¿Qué nivel tiene ahora?
R. En el ecuador de una teórica carrera de piano.

Recomendaría a mis residentes que tocaran el piano. Aunque requiere horas, no es tiempo perdido. Y también que grabaran sus intervenciones”
P. ¿Ha probado antes con otro instrumento?
R. Sí, con la guitarra cuando era pequeño.

P. ¿Qué piensan a su alrededor de su afición tardía?
R. Lo ven como algo raro. Introducirse a esa edad puede no entenderse, pero es un complemento a mi carrera profesional, y eso sí se entiende.

P. ¿Cómo le ayuda en esa carrera?
R. Varios detalles complementan a la Neurocirugía. El piano sirve como complemento físico en la habilidad de las manos, y ayuda a desarrollar la capacidad para ser ambidiestro. Además, ambas cosas requieren una gran disciplina.

Me llama mucho la atención que en Neurocirugía hay que ejecutar bien las acciones desde el principio, para luego ir llevándolas a cabo cada vez más rápido, pero siempre bien. En el piano ocurre lo mismo: se empieza despacio, con una cadencia, pero siempre bien.La progresión puede conducir a la ejecución perfecta.

P. ¿Recomendaría el piano entonces a sus residentes de Neurocirugía?
R. Sí, aunque requiere horas, no es tiempo perdido. Yo grabo las operaciones en el quirófano y luego me vuelvo a ver; en el piano te escuchas. En la cirugía se va a un laboratorio de anatomía quirúrgica para la formación. En el piano hay estudios, que, aunque son más rígidos, si antes se ejecutan bien, la pieza sale mejor.

P. No es muy habitual eso de evaluar la propia actividad con tanto mimo.
R. Yo se lo sugiero a mis residentes. Puedes colocarte como observador de ti mismo. Sirve para ver los fallos, pero también lo que haces bien. La tecnología lo permite. Tengo cerca de 2.000 intervenciones grabadas, desde que el sistema era sólo el VHS. Y se aprende mucho.

P. Compara piano y Neurocirugía. ¿Alguna vez se han mezclado en su día a día? ¿Se ha descubierto tocando una pieza en pleno quirófano?
R. No, no confundo movimientos. Ni tampoco lo contrario: tampoco me encuentro operando cuando estoy en el piano. Es tal el nivel de concentración que requieren tanto el piano como la cirugía que el cerebro no las confunde.

P. ¿Cómo se ve en el futuro en esto del piano?
R. En el fondo es una preparación para cuando acabe mi actividad profesional. Espero poder participar por ejemplo en coros, con grupos de amigos, sentir la belleza de la música, el calor de la ejecución artística… Es un deseo de ver la belleza.

2 Comentarios

  1. Le felicito, a parte de sus magníficos trabajos con la neurocirugía, tambien por su aficción por el piano, yó soy una de sus pacientes y me encuentro en perfectas condiciones en respecto a la epilepsia, despues de una larga operación hace 15 años, volví a nacer y aún estoy aquí, y en respecto al piano, tambien he aprendido a traves de internet de un Madrileño que sube sus videos dando clases, si desea ver mis videos que he subido en mi facebook, escriva mi nombre en buscar y los podrá ver, tambien le digo que no se leer las partituras, la música la aprendo de oido.
    Saludos
    Pepa

    Responder
  2. Enhorabuena,creo es una buena afición,que siga con ella y si se anima a un concierto diganoslo.
    Gracias primero por la humanidad y trato con los pacientes y la gran profesionalidad.
    Y tb por defender la sanidad publica para que podamos tener profesionales en la sanidad,y por lo que a mi me toca neurocirujanos que no se nos tengan que ir de España.
    Un abrazo
    Lourdes

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *