Hematoma subdural agudo inter­ hemisférico en un paciente cirrótico


Volver a Investigación

Volver a Patología Traumática


Introducción:
El hematoma subdural agudo interhemisférico (HSDAI) es una complicación postraumática infrecuente, que asocia una morbimortalidad elevada. Podría considerarse una entidad clí- nica diferente del resto de los hematomas subdurales en otras localizaciones, por sus características especiales de situación, y porque actualmente su manejo terapéutico continua siendo materia de debate.
Presentamos el caso de un paciente afectado de cirrosis hepática y coagulopatía secundaria, diagnosticado de HSDAI tras sufrir un trau- matismo craneoencefálico (TCE) leve.
Varón de 55 años, con antecedentes de cirrosis hepática enólica en estadio C de Child, que presentó un TCE leve accidental 24 horas previas al ingreso. Había sido desestimado previamente para trasplante hepático, por persistencia del hábito enólico. Acudió al servicio de urgencias por cefalea, mareo y déficit de fuerza en el miem- bro inferior izquierdo; se encontraba orientado en las tres esferas, con un nivel de conciencia adecuado (GCS 15/15). En la exploración física destacaba un hematoma hemifacial derecho importante y una paresia leve 4/5 en el miembro inferior izquierdo.
En la tomografía axial computarizada (TAC) cerebral se identificó un HSDAI. La analítica del paciente reflejaba plaquetopenia (64.000/mm3) y coagulopatía (INR 1,9; TTPA 38%) graves.
En las primeras 24 horas de ingreso, el paciente se deterioró neurológicamente, con somnolencia (GCS 13/15), hemiplejía izquierda y crisis epilépticas parciales del miembro inferior izquierdo; una nueva TAC mostró progresión del HSDAI, con efecto de masa ipsilateral, acompañado de un empeoramiento significativo de las cifras analíticas previas. Dado el estado clínico y el mal pronóstico del paciente, se descartó el tratamiento quirúrgico para la evacuación del HSDAI.
Durante el ingreso, el paciente experimentó una mejoría neurológica progresiva, recuperó parcialmente la hemiparesia izquierda, el nivel de conciencia (GCS 14/15) y consiguió un adecuado control de las crisis epilépticas parciales. Una última TAC realizada en la cuarta semana de hospitalización demostró la resolución casi completa del HSDAI. De forma brusca, el paciente experimentó un cuadro de ascitis, descompensación hidrópica, derrame pleural e insuficiencia respiratoria grave, refractarios al tratamiento médico (secundario a la hepatopatía crónica de base), lo que condicionó su fallecimiento a los 42 días de ingreso.
Ver publicación completa…