Displasia cortical Rolándica.


displasia corticla-La intervención quirúrgica se realiza con el paciente despierto y colaborando. Se coloca una manta de electrodos para realizar electrocorticografía, así como estimulación cortical.

Historia clínica:
Paciente de 35 años. Profesión: conductor de vehículos de transporte.
Crisis comiciales desde hace 10 años con una frecuencia de 1-4/año. Las crisis son parciales secundariamente generalizadas.
Ha seguido diferentes tratamientos médicos sin conseguir controlar las crisis.
Video-EEG, con focalidad epileptógena rolándica derecha.
En la RM craneal, se observa una lesión quística, a nivel rolándico derecho.
Aspecto malformativo, con dudosa gliosis en zona medial.
Probable displasia cortical.
Integración de imágenes: Se realiza superposición de imágenes de RM y arteriografía cerebral para planificar la intervención quirúrgica.

Intervención:
La intervención quirúrgica se realiza con el paciente despierto y colaborando. Se coloca una manta de electrodos para realizar electrocorticografía, así como estimulación cortical.
Se localiza la zona motora y sensitiva de la mano izquierda.
Estimulación cortical, obteniendo respuesta epileptógena en los electrodos 11 y 12 de la manta, por delante de la lesión.
Por delante de la lesión se encontraba la zona motora mientras que la zona sensitiva era posterior a la lesión.
Dicha lesión fue resecada con técnicas microquirúrgicas.
El estudio anatomopatológico mostró:
“Parénquima cerebral cortical que muestra un área con cierta desestructuración citoarquitectónica en lo que a situación de neuronas y glía se refiere.Se identifican abundantes cuerpos amiláceos y ocasionales microcalcificaciones, así como moderada gliosis reactiva periférica”

Evolución:
El postoperatorio transcurrió con normalidad, no presentando focalidad neurológica.
Se ha reincorporado a sus actividades laborales.
Han transcurrido cuatro años desde la intervención. No ha presentado crisis y se ha suspendido paulatinamente toda la medicación.

Conclusiones:

  • Los pacientes epilépticos rebeldes a tratamiento médico, que presentan una lesión estructural visible en las pruebas de neuroimagen (como sucede en las displasias), tienen un alto porcentaje de curación cuando se reseca la lesión.
  • Se requieren técnicas sofisticadas de registro cortical y estimulación, preferiblemente en Unidades de Cirugía de la Epilepsia, para resecar estas lesiones sin ocasionar déficit neurológico.

Ver el video en el que se describe este caso:


Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *