Intervención quirúrgica de un cavernoma rolándico con sistema de neuroimagen avanzado


Intervención quirúrgica de un cavernoma rolándico con sistema de neuroimagen avanzado

cavernoma-rolandico-neuronavegador-sistema-imagenes-3
Se presenta el vídeo, con imágenes integradas, de una intervención neuroquirúrgica de abordaje y extirpación de un angioma cavernoso. Está localizado en zona rolándica derecha (situada entre lóbulo frontal y parietal, donde se encuentran las áreas primarias del movimiento y sensibilidad del hemicuerpo izquierdo).

La intervención se prepara obteniendo fundamentalmente una imagen compleja de la Resonancia Magnética (RM) del paciente, para usar con el neuronavegador, en la que se incluyen las imágenes de las principales vías de conexión entre las diferentes zonas funcionales cerebrales (Tractografía).

Una vez anestesiado, el Neurofisiólogo coloca diferentes agujas y cables entre el paciente y su monitor. En este caso, la idea es poder realizar los Potenciales Evocados Motores (PEMs), Somatosensoriales (PESS) y registro EMG del hemicuerpo izquierdo. Durante la intervención se ve cómo se coloca una “manta” de 20 electrodos sobre el área rolándica, para visualizar y diferenciar la zona motora de la sensitiva (mediante PESS y localización de un fenómeno que se conoce por “inversión de fase”).
cavernoma-rolandico-neuronavegador-sistema-imagenes-1

El neurocirujano, antes de la intervención, en el ordenador denominado Planificador, introduce la información de la RM, fusiona las imágenes que precisa y las envía al Neuronavegador

El Neuronavegador va a permitir ver la lesión y cómo, en este caso, la vía córtico-espinal (que lleva las órdenes motoras) se sitúa inmediatamente en contacto con la parte posterior del cavernoma. También nos va a permitir ver que hay un surco cerebral que llega casi a la lesión.

Por tanto, si localizamos dicho surco, separamos el cerebro (sin lesionarlo) podemos llegar a la lesión tras una pequeña apertura en la sustancia blanca en el fondo del surco.
Como tenemos control neurofisológico de los PEMs a través de estimulación por los electrodos de la manta, podemos tener cuidado con las maniobras que pudieran afectar la vía córtico-espinal o las propias neuronas. El neurofisiólogo nos avisará en cuanto haya la mínima alteración en las señales que está registrando.
cavernoma-rolandico-neuronavegador-sistema-imagenes-2

En el vídeo se ven simultáneamente varias imágenes:

1.- Microscopio quirúrgico.

La intervención busca, con ayuda del neuronavegador, localizar el surco que nos va a llevar a la lesión.
Con pinzas muy especiales bipolares (coagula entre las puntas, si que se difunda la corriente) se van cerrando vasos pequeños que vascularizan el cavernoma.
Con bisturí o microtijera se va vaciando por dentro el cavernoma, de manera que sea posible ir separando la cápsula o pared externa del cerebro sano. Es como sacar la pulpa de una fruta, dejando el pellejo que se pliega fácilmente y ya puede salir.
Las maniobras son muy meticulosas, hasta que finalmente se puede extraer el resto a través de esta incisión cerebral menor de 1cm.
Al final de la intervención, la corteza cerebral se vuelve a cerrar, sin que muestre ningún signo de lesión.

2.- Neuronavegador.-

Coincidiendo con la aparición en el campo quirúrgico de un puntero, la imagen se mueve y podemos visualizar dónde estamos, con alta precisión y un margen de error menor de un milímetro.

3.- Planificador.-

Imagen estable seleccionada, donde se aprecia la vía cortico-espinal (en azul) y la lesión (en negro)

4.- Neurofisiología.-

Tras colocar la manta de electrodos, se realizan los PESS y se localiza la zona motora. Se comprueba, estimulando y registrando la respuesta EMG.
A continuación, durante toda la intervención se están realizando PEMs mediante estimulación en los electrodos de la manta.
Al final de la intervención, el cirujano coloca un estimulador a nivel de sustancia blanca y corteza cerebral, comprobando que no hay lesión neurológica, con una muy buena respuesta motora

5.- Anestesia.-

Se pueden visualizar las constantes vitales como ECG, Frecuencia Cardíaca, Tensión Arterial, nivel de oxígeno en sangre o el nivel de anestesia (VIS)

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *